miércoles, 5 de septiembre de 2018

Aprender a mirar...

Todo lo que vive está en movimiento. Esto se llama desarrollo o crecimiento. Su forma más emocionante no es la meramente física, sino la del crecimiento interior del alma y la vida. Es aquí donde el anhelo sagrado dentro del corazón pone la vida en movimiento. El deseo más profundo del corazón es que este movimiento no sea interrumpido o entrecortado, sino que desarrolle suficiente continuidad para convertirse en ritmo de la propia vida.
El corazón del tiempo es el cambio y el crecimiento. Cada vivencia que despierta en ti enriquece tu alma y profundiza tu memoria. La persona es nómada, viajando de umbral en umbral hacia experiencias distintas. En cada vivencia nueva se despliega una nueva dimensión del alma. No es casual que desde tiempos antiguos se dé por sentado que el ser humano es un vagabundo. Estos viajeros recorrían territorios extraños e ignotos. Pero como dijo Stanislavsky, el director teatral y pensador ruso, "el viaje más largo y emocionante es hacia el interior de uno mismo".
El alma humana contiene bellas potencialidades de crecimiento. Para comprenderlo, podemos concebir la mente como una torre con muchas ventanas. Desgraciadamente, muchas personas permanecen atrapadas delante de una sola ventana. Uno crece cuando se aleja de esa ventana y pasea por la torre interior del alma para volverse hacia las otras ventanas. A través de ellas aparecen nuevas perspectivas de potencialidad, presencia y creatividad. Con frecuencia la insatisfacción, la rutina y la ceguera le impiden a uno percibir su vida. Mucho depende del marco de la visión, es decir, la ventana a través de la cual se mira.

John O'Donohue







Aqui todo conserva  el color de los crepúsculos
el color de primaveras tibias frente al lago.
Pintamos lotos blancos en los muros del silencio
y predecimos un futuro esperanzado
en las líneas de las manos.
Avanzamos cada día
con alforjas repletas de semillas.
 Somos varios los que aún
continuamos sembrando sin descanso
 la tierra fértil del amor
con gestos cotidianos.

*


A. Alba




viernes, 3 de agosto de 2018

Corpúsculos de Pacini



El abrazo es una forma particularmente íntima e intensa de expresar emociones. A través de un abrazo podemos transmitir alegría o dolor, podemos decirle a una persona que puede contar con nosotros incondicionalmente y comprender su estado mental sin hablar. Pero el hecho es que los abrazos no solo nos ayudan a conectarnos con los demás y expresar lo que sentimos, sino que también tienen un efecto muy positivo sobre el equilibrio emocional y la salud del cerebro.


Cuando alguien nos abraza, el contacto físico activa los receptores de presión que tenemos en nuestra piel, que también se conocen como corpúsculos de Pacini, y responden principalmente a la presión profunda. Estos receptores envían inmediatamente señales al nervio vago.




Otro cambio importante tiene lugar directamente en el cerebro. Un abrazo estimula la producción de dopamina, un neurotransmisor conocido como la “hormona del placer” porque crea una sensación de satisfacción que alivia el estrés y la tensión. También se aprecia que un simple abrazo aumenta la producción de oxitocina, conocida como la “hormona del amor”, que nos permite conectarnos emocionalmente con los demás y confiar en ellos.


Los abrazos tienen un efecto muy poderoso en nuestros cerebros y nos ayudan a lograr un estado de relajación y confort, al tiempo que nos permiten lidiar mejor con el estrés y el miedo. Por lo tanto, incluso si no son 8 abrazos, aún necesitas garantizarte una dosis diaria de abrazos. 

Nota:Despiertacultura.com



¿Existirá un lugar
para el abrazo grabado a fuego
con precisión de orfebre?
Ese abrazo ánima mundi
que surge de la luz más íntima.
Esa fiebre genuina del oro que hace brillar
el misterioso tercer ojo.
¿Será  el amor universal
la piedra filosofal sobre la cual
ofrecieron su sacrificio los alquimistas?
¿Logrará la mágica Chintamani 
tal fusión de corazones?
¿Quizás podría ser subir una escalera angelical
hasta la Torre de Shambala?
 cuando llegue al final de lo que debo saber
estaré en el umbral de lo que debo sentir
mientras tanto  y por si acaso...
no dejaré de abrazar.


A. Alba.

*
Imágenes tomadas de la web


martes, 3 de julio de 2018

Sueño invernal




Movidas levemente por el aire helado
las ramas cenicientas de los tilos
esperan con paciencia la tibia luz del sol.
Sin duda extrañan los rayos estivales,
la caricia embriagadora de sus flores...
De pie, imponentes y hermosos no se quejan.
No tienen ningún asunto urgente que tratar.
No los inquieta la bolsa de valores o la copa del mundial.
Ellos saben esperar.
Mientras tanto los gorriones agradecen su cobijo
-suave abrigo de corteza-
bajo un cielo que nos deja su alma al descubierto
y la gentil promesa del mejor sueño invernal.

*

A. Alba

sábado, 2 de junio de 2018

Plenilunio



Plenilunio.
Tanto esplendor en el cielo!
Los junquillos realizan un conjuro
y Junio comienza a caminar sobre
un tapiz de plata...
Se disipan las nubes y asoma
la cara  de la luna en las ventanas.
Tanto esplendor en el cielo,
tanta magia! 
Heroico y eterno amor
el del sol que cada día
entrega la vida
                          por su amada.

A. Alba

martes, 8 de mayo de 2018

Invitación



En algún lugar está el ayer
ni mejor ni peor.
Sumas y restas en la aritmética del tiempo.
En algún lugar estará el mañana
con su destino incierto.
Abro las puertas de mi alma de par en par,
extiendo un mantel de mariposas 
y coloco la más bella vajilla de arcoiris.
Celebremos el hoy.
¿estás de acuerdo?
Te invito a festejar!

A. Alba


Hoy éste blog cumple 9 años, gracias por la amistad y permanencia. Ustedes son mi mejor regalo, ojalá que en todo éste tiempo se hayan sentido a gusto, espero haberles provocado una sonrisa, un sentimiento agradable o hasta una reflexión, si es así la tarea está cumplida.
Aquí seguiremos encontrándonos, los abrazo con el corazón!


viernes, 6 de abril de 2018

Te regalo....



mi farolito chino
mi campana tibetana
mi grulla de origami
mi japa mala
mi jamsa
mi chakana
mi plumita de ángel de la guarda
mi lámpara de sal del Himalaya
mi planta de lavanda
mi cristal de cuarzo
mi estrella de mar
mi perfume de sándalo
mi antiguo poemario...
en resúmen:
y para ir abreviando
mis pequeños tesoros te regalo 
como una caricia prolongada
de mis manos a tus manos

*

A. Alba

jueves, 1 de marzo de 2018

Existen palabras...

 Eviten pronunciar palabras desagradables, aún cuando se refieran a hechos verídicos. Cuando, ante un conflicto, repetimos afirmaciones sinceras, con plena comprensión, sentimiento y determinación, estas atraen infaliblemente la ayuda de la Omnipresente Fuerza Cósmica Vibratoria. Apelen a dicho poder con confianza infinita, desechando toda duda, de otro modo la flecha de nuestra atención errara el blanco.
Una vez que  hayan sembrado en la tierra de la Conciencia Cósmica las semillas de sus oraciones y afirmaciones, no las excaven a menudo, con el objeto de comprobar si han germinado o no...concédanles a las Fuerzas Divinas la oportunidad de operar ininterrumpidamente.

Paramahansa Yogananda




Existen palabras no dichas a tiempo
palabras tardías, palabras avaras
palabras que matan y que resucitan.
Existen palabras que calman la sed
que besan el alma, que abrigan la vida
que encienden la sangre y curan heridas
Existen palabras de antes y después
de mañana y siempre, de todos los días
Palabras extrañas, viejas conocidas
raras, milenarias, o mal entendidas
Palabras barreras, palabras semillas
palabras señuelos, mal intencionadas
palabras perdidas, pobres, atrapadas.
Ecos de palabras, palabras consuelo,
palabras caricias, palabras balsámicas.
Palabras vacías, palabras silencio
que dicen aún más cuando están calladas.

A. Alba

*

Imagen tomada de la web



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...