miércoles, 9 de noviembre de 2011

Tinku Kamayo

En éste pueblo
las mujeres
huelen a jarilla y eucalipto.

Bañados de sol sus rostros curtidos
callos en las manos
los ojos cansados...

En el alba son chispas
que encienden el fuego!

Preparan las lanas
que irán al hirviente caldero

-colores de tierra mojada, colores de cielo-

Las horas transcurren hilando y sonriendo
Y con sus cajas chayeras
le cantan coplas al viento.

-No es fácil reir cuando llora el alma-

Las mujeres de Santa María son sabias
construyen telares,
y elaboran tintes que extraen de las plantas.
Confeccionan ponchos, tapices o mantas,
lo aprendieron todo de las más ancianas.


- Se ganan la vida tejiendo-

Cuidan a sus hijos
amasan el pan
acarrean agua

Y con sus cajas chayeras

le cantan coplas al viento

A. Alba

Todo mi cariño y admiración a las mujeres del Taller Tinku Kamayo del quechua (reunidas para trabajar)
en el pueblo de Santa María, Provincia de Catamarca, República Argentina.
Imágenes extraídas de la Web.

*

Por las montañas vas como viene la brisa
o la corriente brusca que baja de la nieve
o bien tu cabellera palpitante confirma
los altos ornamentos del sol en la espesura.
Toda la luz del Cáucaso cae sobre tu cuerpo
como en una pequeña vasija interminable
en que el agua se cambia de vestido y de canto
a cada movimiento transparente del río.
Por los montes el viejo camino de guerreros
y abajo enfurecida brilla como una espada
el agua entre murallas de manos minerales,
hasta que tú recibes de los bosques de pronto
el ramo o el relámpago de unas flores azules
y la insólita flecha de un aroma salvaje.

Pablo Neruda


63 comentarios:

  1. Mi querida Adriana,estas mujeres tienen la esencia del Creador en la piel,en los ojos y en el alma,porque son tierra,agua,viento y fuego,pureza primigenia y legendaria.Me uno a tu homenaje.

    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu solidaridad y amor a estas sencillas y grandes mujeres.
    Mi abrazo inmenso por la profundidad del poema.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Un gran poema lleno de sentimiento, un poema libre,
    libre como el viento que busca sólo homenajear a unas mujeres fantásticas, unas mujeres del viento, con tanta sabiduría en sus espaldas y en sus manos curtidas por el trabajo.
    Me ha encantado el poema y estes dos versos que se repiten" y con sus cajas chayeras
    le cantan coplas al viento"- precioso.
    un abrazo para tu alma solidaria.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso tributo a gente tan entrañable y olvidada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Creo que hoy no va a ser posible hacer un comentario ,lo intentaré de nuevo.
    Hoy me sorprendes aunque sé que puedes salir por Oriente como un astro de luz y calor. Nos has dado una hermosa visión del Universo lleno de ternura y con esas coplas al viento cantando con ellas está tu ternura y estás tú.
    Cést magnifique.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Un poema que lleva consigo la hermosa labor que realizan estas mujeres , llenas de coraje, fortaleza y amor por todo lo que realizan.Mi mayor admiración y aplaudo tus versos y hermoso homenaje que haces hacia ellas.Te felicito Adriana.

    Un Abrazo grande con mi cariño.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso poema Adriana! Sí que tienen fortaleza estas mujeres. Se llevan toda mi admiración por su trabajo.

    Un beso enorme! =) Precioso homenaje!

    ResponderEliminar
  7. Un hermoso poema un homenaje al gran esfuerzo de esas hermosas mujeres que conviven con la naturaleza muy linda entrada.
    Un gran abrazo que estés muy bien amiga.

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay mujeres anónimas que con su vida se convierten en ejemplos de vida.

    Haciendo simplemente lo que tienen que hacer.

    Comparto tu reconocimiento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Precioso, Adriana! Pintaste en un poema a sabias mujeres, portadoras de las enseñanzas que les fueron transmitiendo, de una manera muy especial, sus ancestros. Cuánto tenemos que aprender de estas mujeres, de su cultura.

    Me trajo a la memoria un pequeño poema que escribí hace un tiempo, Mujer de Purmamarca, se llamaba.

    Y cómo me gustan las coplas.

    Un beso enorme, amiga mía.

    ResponderEliminar
  10. Unas mujeres que mantendrán su vida llena.

    Bello homenaje.

    Muchos besos querida Adri.

    ResponderEliminar
  11. Dulce poema, Adriana. Justamente vi una nota a estas admirables mujeres en Telenoche, hace muy poquito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Precioso poema en el que dejas de manifiesto la valentía y sabiduría de estas mujeres maravillosas que tanto admiro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Merecido homenaje para estas mujeres dignas de admiracion. Una entrada bellisima.

    T e dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Que lindo poema!! Evoca la sabiduría milenaria de esas mujeres que no han perdido la huella de sus tradiciones.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  15. Son mujeres auténticas, cuna de ternura, ejemplo de sencillez, transmisoras de la memoria de un pueblo.
    Un beso, mi queridísima Adriana.

    ResponderEliminar
  16. Un bello reconocimiento
    a esas mujeren del Tinku Kamayo
    que perpetúan la tradición
    y la vida con el sudor
    de sus manos.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso poema y magníficas y admirables mujeres.

    Qué hermosa entrada.

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  18. Adriana, el trabajo silencioso, trenzado entre los árboles de la vida, al sociare de los días de esfuerzo, de creación e ingenio; entre el sonido del agua, de la naturaleza hecha luz de sol, luz de luna, en el sosiego de la gente de paz, que lo entrega todo, con los brazo abiertos, con la sabiduría balanceándose en sus miradas.
    Precioso, emotivo y justo homenaje a estas mujeres quechuas. Gracias Adriana por ponerles voz a su sigiloso devenir con un dulce y tierno poema.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Hermosas tus letras. Tu homenaje a estas mujeres es valioso.

    Te saludo desde Barranquilla y te extiendo invitación a mi Galería de letras. Pasa y deja tu huella.

    ResponderEliminar
  20. Preciosos homenaje a estas mujeres que de buenseguro trabajan mucho mas que nosotras y con su silencio nos demuestran muchas cosas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Ah, se me olvidó comentarte que tuve que dejar de seguirte y volverte a seguir para lograr que tu blog se me actualizara en el escritorio.
    ¡No entiendo la técnica, ay!

    ResponderEliminar
  22. Un hermoso homenaje a esas sabias mujeres, Adriana, en verdad...
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  23. Y me uno a ti en ese homenaje, a las mujeres que amasan la vida día a día, tierra, fuego y alma.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Admirables mujeres, que desarrollan una labor totalmente artesanal con sus cansadas manos, cuidan de sus familias sin esperar más compensación que verles unidos, felices y con salud.
    Muy bonito homenaje, de corazón.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Yo amo la red, porquè siempre cada dia se puede descubrir algo nuevo e tan hermoso como lo de hoy en tu casa.
    Un beso grande, bella!

    ResponderEliminar
  26. Mujeres que merecen ¡ADMIRACIÓN!!!
    abrazos

    ResponderEliminar
  27. Merecían tu poesía
    esas mujeres de vida tan sancilla y sufrida
    Pintaste con palabras...

    (Te dejo mis huellas para que
    encuentres el camino hasta mi casa)

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  28. Estas mujeres tuvieron que superar muchos obstáculos para dar vida al taller. Al comienzo no tenían casi nada, apenas un ambiente frío, hablan de su confianza en Dios y de su fe en la Providencia (es decir, Dios que provee). Podrían estar horas relatando episodios que tienen el sabor de las florecillas franciscanas. Desde la llegada del dinero para comprar una sede propia hasta la maquinaria donada y traída por iniciativa de un señor de Buenos Aires. O ese vecino que un día, conmovido, les entregó un sobre: por un canal mexicano había visto un documental sobre Tinku Kamayo. “¿Cómo puede ser que soy tu vecino y no conocía lo que haces?", le explicó. En el sobre había dinero, lo que se necesitaba para poder pintar la fachada y el interior de la sede.

    Para estas mujeres la vida cotidiana es un continuo abandonarse en las manos de Dios, descargar en Él los pesos y las aflicciones para luego descubrir que llega lo que se necesita.

    Gracias por sus comentarios amigos.
    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  29. Aqui les dejo una página para más información

    http://www.ciudadnueva.org.ar/revista/513/iniciativas/las-chicas-del-tinku

    ResponderEliminar
  30. NO ES FACIL REIR CUANDO LLORA EL ALMA... ME HA QUEDADO ESE VERSO...

    UNA MARAVILLA TUS PALABRAS, MERECIDO HOMENAJE A ESES MUJERES QUE LUCHAN DIA A DIA; ES OTRO MUNDO, OTRO SENTIR... MAS AUTÉNTICO Y PURO, LA ESENCIA DEL SER.

    BESITOS QUERIDA ADRI.
    CARIÑOS MUCHOS Y GRACIAS POR TUS LINDAS PALABRAS EN MI SITIO. LAS VALORO MUCHO.

    ResponderEliminar
  31. Una bella ofrenda a esas mujeres que se dejan su cuerpo y su alma luchando por los suyos.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Dura y valiente actividad de estas mujeres tan luchadoras. Desconozco completamente el fin del Taller y demás elementos que lo rodean, por tanto, solo diré que mi admiración por esa valentía y energía para vivir.
    Tu bello poema, bien lo demuestra y emociona.

    Un beso, Adriana.

    ResponderEliminar
  33. Un gran aplauso a esas mujeres de gran ingenio, autoestima y amor por su pueblo y hermandad.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Hermoso tributo espiritual, bloguero y literario a estas valientes mujeres del Taller Tinku Kamayo que dan ejemplo de unión y esfuerzo para construir cultura y empresa.
    Trabajo y solidaridad dos virtudes que debemos retomar, edificar y fortalecer en nuestro continente hasta que la harina y el pan alcancen con alegría y agradecimiento para todos.

    ResponderEliminar
  35. Un abrazo a cada una de esas artistas que se dejan la piel día tras día en ese taller. Y para ti, un beso por la generosidad que muestras hacia ellas y hacia cualquier persona.

    ResponderEliminar
  36. Amiga querida que dificl se me hizo ayer dejarte un comentario bloger no me lo permitio, ...te decia que las bellas mujeres de los andes, de este lado de nuestra sudamerica hermosa, son mujeres sencillas,...mas llenas de coraje, sin ambiciones, nomas aquellas de cuidar su medio ambiente, de tener sus tierras sanas y fertiles, mujeres que se dan enteras a la familia y su trabajo tejiendo, hilando, etc,...Sí, las guerreras, las mujeres que buscan ser sabias,

    ResponderEliminar
  37. A este lado del mar,
    a este lado de la inmensa cadena andina solo podemos imaginar las fatigas y laboriosidad de un pueblotenaz. Sus mujeres sobretodo.
    Y aprender un poco de ellas, 'con sus cajas chayeras, que cantan coplas al viento'. ¡Qué belleza!
    Un beso, Adriana

    ResponderEliminar
  38. Gracias por visitar mi blog y dejar tu comentario, eso me ha permitido venir a visitarte y conocerte. Creo que compartimos bastantes posicionamientos.
    Un saludo y me quedaré por aquí, con tu permiso, para seguir tus 3escritos.

    ResponderEliminar
  39. Qué maravilla Adriana, esas manos tienen un fuego hacedor. Me encantan esas lanas que tiñen de las cosas de la vida.

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  40. wow! simple mente hermoso* que bello homenaje
    me encanto leerte adriana... fue un gusto pasar a visitarte que tengas un indo fin de semana.

    ResponderEliminar
  41. Que bonito lo que has escrito.
    Mi cariño y admiración para ellas también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  42. Estupendas las cosas que nos dejas, siempre un placer pasar por tu casa y disfrutar de las cosas que compartes con nosotros.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  43. Luz a esas bellas mujeres y a ti, por traérnoslas a nuestra realidad....

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  44. la pacha mama,agradecida!somos pocos,los que tributamos homenaje,a los pueblos originarios...que de verdad,están masacrados por la vida,que no viven!
    gracias!
    besos
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  45. Hola Adriana

    Cuánta belleza en tus palabras y cuánto amor en el trabajo de estas mujeres tantas veces olvidado y menospreciado.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  46. Merecen toda mi admiración esas mujeres y todas las que con poco hacen mucho.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Qué magnífico homenaje les haces, Adriana, a las personas de este pueblo indígena, sobre todo a las mujeres, que tejen, acarrean el agua y sacan adelante a sus hijos. Me ha gustado conocer sus formas de vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Un poema precioso , unas fotos bellísimas y un loable homenaje al cual me uno sin duda...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  49. Adriana, las mujeres somos sabias. Sabemos extraer risa del llanto, hilar con la lana de las tristezas, amasar las penas y tejer esperanzas...La poesía está en esas mujeres que le doblan la mano a un destino que parecía incierto, injusto y doloroso; pero allí están ellas para levantarse al mundo y mostrar sus manos encallecidas por el trabajo; pero que han logrado ser el sustento y amparo de sus hijos.
    Me has emocionado, porque en mi país también he conocido mujeres como las del Taller Tinku Kamayo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  50. Un valioso homenaje a estas maravillosas mujeres. Estupendo poema. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Hola Adriana...
    Cuanto honor y orgullo hay en cada una de esas mujeres, descendientes de los pueblos originarios, mal llamados indigenas¡ Son guerreras, guerreras de la luz que en silenciosas batallas defienden a la tierra, a la cultura de sus raices y a la paz¡¡
    Gracias por compartir y pos tu palabras,Amiga Mia¡¡
    Un abrazo enorme
    Osvaldo

    ResponderEliminar
  52. Hermoso y merecido homenaje a esas mujeres, todo corazón, de sabias raíces.
    Gracias por acercarnos a esa realidad de amor y entrega.
    Un abrazo cariñoso, Adriana.

    ResponderEliminar
  53. hola Adriana,
    tanto tiempo sin verte, sin leerte. Ahora encuentro esta poesía tan hermosa dedicada a mujeres valientes, ocupadas todo el santo día atendiendo las labores del hogar y de la familia. Has adornado las tareas fuertes del hogar con mucha delicadeza y ternura.
    Muy lindo todo lo que escribes.
    Me alegro de haber vuelto por aqui tu blog , tu casa^^
    un fuerte abrazo^^

    ResponderEliminar
  54. Mientras el dolor pasa triste-mente,
    El alma con su funda protegida,
    Recoge de las penas día…día,
    Llanto, olvido, compasión y amor latente.
    Con cariño te visito y te dejo mi tierno abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  55. un poema libre,libre como la fuerza de unas mujeres que su sapiencia es honda como las raíces de la tierra.
    Tú voz unida a su esfuerzo permite que su coraje no esté olvidado.
    Precioso y solidaria entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Hay mujeres que son eso MUJERES con mayúsculas pueden con todo y no se les pone nada por delante.

    Besitos y sonrisas femeninas.-)

    ResponderEliminar
  57. Un poema para reconocer la labor tan hermosa que realizan para conservar sus tradiciones, tienen la fuerza del viento, el coraje para llevar a cavo tan ardua labor y el amor por todo lo que hacen. Se merecen este homenaje.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  58. Adriana hermoso homenaje, bellísimo, a mujeres cuya esencia estás intacta. Me encantó
    Excelente imagen
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  59. Cuanta similitud entre nuestras culturas Adriana! Hermoso homenaje. Parece que hoy si podre comentar, el otro día me rechazaba el formulario.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  60. Un bello homenaje a esas sabias mujeres.

    ResponderEliminar
  61. Wenas:
    Muy bonito el blog :)
    Si me sigues yo te sigo.
    Iré subiendo capítulos de mi novela. Espero que te guste.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...