miércoles, 5 de septiembre de 2018

Aprender a mirar...

Todo lo que vive está en movimiento. Esto se llama desarrollo o crecimiento. Su forma más emocionante no es la meramente física, sino la del crecimiento interior del alma y la vida. Es aquí donde el anhelo sagrado dentro del corazón pone la vida en movimiento. El deseo más profundo del corazón es que este movimiento no sea interrumpido o entrecortado, sino que desarrolle suficiente continuidad para convertirse en ritmo de la propia vida.
El corazón del tiempo es el cambio y el crecimiento. Cada vivencia que despierta en ti enriquece tu alma y profundiza tu memoria. La persona es nómada, viajando de umbral en umbral hacia experiencias distintas. En cada vivencia nueva se despliega una nueva dimensión del alma. No es casual que desde tiempos antiguos se dé por sentado que el ser humano es un vagabundo. Estos viajeros recorrían territorios extraños e ignotos. Pero como dijo Stanislavsky, el director teatral y pensador ruso, "el viaje más largo y emocionante es hacia el interior de uno mismo".
El alma humana contiene bellas potencialidades de crecimiento. Para comprenderlo, podemos concebir la mente como una torre con muchas ventanas. Desgraciadamente, muchas personas permanecen atrapadas delante de una sola ventana. Uno crece cuando se aleja de esa ventana y pasea por la torre interior del alma para volverse hacia las otras ventanas. A través de ellas aparecen nuevas perspectivas de potencialidad, presencia y creatividad. Con frecuencia la insatisfacción, la rutina y la ceguera le impiden a uno percibir su vida. Mucho depende del marco de la visión, es decir, la ventana a través de la cual se mira.

John O'Donohue







Aqui todo conserva  el color de los crepúsculos
el color de primaveras tibias frente al lago.
Pintamos lotos blancos en los muros del silencio
y predecimos un futuro esperanzado
en las líneas de las manos.
Avanzamos cada día
con alforjas repletas de semillas.
 Somos varios los que aún
continuamos sembrando sin descanso
 la tierra fértil del amor
con gestos cotidianos.

*


A. Alba




32 comentarios:

  1. Me uno a esa siembra de amor. Con constancia y sin descanso, dejaremos caer semillas en cada corazón. Gracias Adriana por tus letras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Adriana estoy de vuelta en los blogs después de mucho tiempo de ausencia, me ausente justo por lo que dice esta bella reflexión me quedé pegada en la misma ventana por mucho tiempo, pero me eh decidido seguir mirando lo que aun no eh mirado, que buen tema justo lo que necesito leer me alegra mucho volver a leerte ojala te recuerdes de mi. Un abrazo fue un placer estar aquí en tu casita.

    ResponderEliminar
  3. Adriana, me encantó tu post, amiga...Precisamente estoy volviendo a mirar la vida desde otras perspectivas. He dejado a un lado la rutina y la ceguera y comienzo a descubrir la profundidad de las cosas...Podría decirte que mi artritis ha sido una gran maestra, me ha enseñado a mirar el pasado y el presente unidos, con un sentido y una finalidad...Tenemos cerca todas las herramientas que necesitamos para mejorar nuestro mundo...Hago mío tu poema, seguiremos pintando lotos blancos en los muros del silencio y sembrando la tierra fértil del amor con gestos cotidianos.
    ...Y que el "corazón del tiempo" nos permita el cambio y el crecimiento interior, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño, Adriana.

    ResponderEliminar
  4. Hay que mirar por todas las "ventanas" para poder ver y apreciar todas las perspectivas que se nos ofrecen.......precioso escrito y muy revelador.Que esas semillas con las que despertamos diariamente las dejemos caer en campos fértiles para que puedadn dar buen fruto.Besicos

    ResponderEliminar
  5. "Uno crece cuando se aleja de esa ventana y pasea por la torre interior del alma para volverse hacia las otras ventanas. A través de ellas aparecen nuevas perspectivas de potencialidad, presencia y creatividad"

    Necesitaba mucho leer eso, estoy empezando a recomenzar. A sanar, perdonar y hasta tal vez pedir perdon tambien.
    Cuando una se permite ver mas alla y crecer, llegan cosas nuevas♥ y mejores tambien!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tu mejor poema y enseñanza esta entrada, Adriana. Intuyo en ella la sabiduría milenaria que te ha formado, la misma que tus palabras y versos amplifican. Hablás de los que sostienen la esperanza, los sueños, las utopías, los que mantienen viva la llama, hablás de lo que invariablemente emana de tu poesía.

    Hallazgo encontrarte, Adriana

    Abrazo agradecido una vez más, amiga!

    ResponderEliminar
  7. No desfallezcas.
    Sois la esperanza del mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Adriana.. retrovando tras las vacaciones.. Para recoger primero hay que sembrar, si se hace con amor mucho mejor..
    Abrazos..

    ResponderEliminar
  9. Hola Adriana, hace tiempo que no nos leemos.
    Profundas, certeras y maravillosas las letras de John O'Donohue.
    La imagen es preciosa y tus letras son un complemento especial para las letras de John.
    Hy que seguir siempre adelante sembrando la esperanza y el amor.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. Acertada introducción e imagen ilustrando muy sugerente, Adriana…lo cual alientas con los versos de este sembrado de rimada belleza que hace que por un instante nos sintamos mejor internamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Lo malo es la corriente si las ventanas están abiertas a la vez... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Conocerse a mismo,solo esta destinado a muy pocas personas

    ResponderEliminar
  13. Bonita inspiración.
    Feliz mes de septiembre

    ResponderEliminar
  14. Tu eres hija e inspiración de esa tierra fértil del amor

    Gratitud

    Isaac

    ResponderEliminar
  15. Bello el texto elegido
    y bellísimo tu poema.
    Sembrando en tierra fértil
    la semilla del amor.
    Me encanta

    Mil besos Adriana

    ResponderEliminar
  16. Disfrutas la vida como yo la mía
    Todo es así poesía

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tus enseñanzas y bella poesía.
    Feliz septiembre querida Adri.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  18. Hola Adriana, me ha llamado especialmente la atención del texto inicial lo siguiente "El alma humana contiene bellas potencialidades de crecimiento. Para comprenderlo, podemos concebir la mente como una torre con muchas ventanas. Desgraciadamente, muchas personas permanecen atrapadas delante de una sola ventana". La imágenes y tu texto poético completan una entrada preciosa. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Al llegar a cierta edad ya tenemos algunas ventanas abiertas y vemos el panorama de la vida con más lucidez.Cada ventana nos muestra una realidad y al mismo tiempo una esperanza.
    Tu texto es también una invitación a trabajar en el campo de la vida y hacerlo con la esperanza de que la siembra dará su fruto en el tiempo oportuno.Lo importante es no dejar de sembrar.
    Me ha encantado todo lo que escribes
    Un fuerte abrazo Adriana

    ResponderEliminar
  20. Estupendo tu blog, lleno de lecturas sabias y amenas. Gracias por leer lo del ángel...Sí, qué bueno sería hallarse uno en el closet y que se parezca a Brad Pitt

    ResponderEliminar
  21. Siempre ayudando a pensar Adriana...gracias!

    ResponderEliminar


  22. "Sembrando sin descanso"
    Agitando los brazos aun
    con sabor amargo y apreciando
    en los brazos nerviosos y alterados,
    rugidos de fieras, que, señalan caminos
    hoy no transitados, ya que lo vivido...
    ya que lo soñado se afianza a mi cuerpo
    y con desparpajo, repite y se duele
    ya que solo amor forma parte hoy
    de su breve legado.
    Un abrazo y gracias por aparecer por mi humilde blogs.

    ResponderEliminar
  23. Te dejo un largo abrazo, con la esperanza y el amor que siempre laten en tus versos.

    ResponderEliminar
  24. Siempre será bueno ir descubriendo que día a día vamos creciendo, mirando todos los ángulos del espejo y no solo el que nos refleja, de ese modo seguramente con el paso del tiempo iremos siendo cada vez mejores.
    Querida Adriana me encantó tu poema así como el texto de O'Donohue, reconforta leer todo lo que nos ofreces, grxss por estos momentos de disfrute que tanto bien hacen.

    Besos y como siempre lo mejor.
    REM


    Hay un lugar dentro de cada uno de nosotros que está totalmente conectado con la infinita sabiduría del Universo. En este lugar están todas las respuestas a todas las preguntas que podemos plantearnos. Aprende a confiar en tu yo interior.

    La vida es realmente muy simple: recibimos lo que hemos dado.

    Louise Hay

    ResponderEliminar
  25. La vida es movimiento como lo declara el autor que traes a colación, y como se observa en tu lírico poema, de ir por la vida sembrando semillas ídem. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

  26. Pura sabiduría en tus letras...

    Gracias.

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Muy buen texto...para reflexionarlo...saludos

    ResponderEliminar
  28. Hola Adriana, sabias palabras. Seguir siempre adelante es fundamentar, pero también debemos mirar en nuestro interior, para conseguir la unidad del ser.
    Un abrazo de luz!



    ResponderEliminar
  29. Miramos pero no vemos, no llegamos a captar lo esencial demasiadas veces...
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  30. Hola Adriana, un texto con una gran enseñanza y para reflexionar, muchas veces vamos por la vida "ciegos" sin ver lo que de verdad nos podría hacer felices y así a todo nuestro entorno, por eso como bien dice el texto, debemos mirar por todas las ventanas y no solamente por una.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. La esencia de la vida fluye en el alma, pero no todos podemos descubrirla, la noche oscura nos aplasta y la luz se aleja, así me ha pasado, hoy al leerme me trae sentir que nuevamente mi alma se prepara para estar en comunión.
    Abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...