martes, 6 de octubre de 2009

CAUSA Y EFECTO



Cuando recibimos buenas noticias, algo potencialmente positivo que aparece en nuestro camino, a menudo utilizamos esa mejora en nuestra realidad para juzgar dónde nos encontramos, espiritualmente o físicamente.
Es casi como si tuviéramos una tarjeta de puntuación.
Pero la verdad es que cuando las cosas van bien no significa que todo esté bien, de la misma forma que cuando las cosas van mal tampoco significa que todo esté mal. Sólo porque parezca que el mundo se desmorone a nuestro alrededor no significa que seamos la peor persona en la faz de la Tierra. Y sólo porque hemos logrado aquello por lo que hemos trabajado (o más), no significa que estemos en el mejor lugar posible.
Lo que estoy intentando decir es que no debemos mirar a nuestro alrededor para buscar pruebas. Los kabbalistas cuentan numerosas historias sobre estudiantes que pidieron milagros y fueron enviados en una misión imposible para crear esos milagros. Y claro, consiguen su milagro. Pero nunca oímos hablar mucho sobre el "fueron felices para siempre". Eso se debe a que habitualmente no hay un "felices para siempre". Y el fulano o fulana que abre la puerta en la historia, a menudo no es un(a) justo(a). Son gente común, como tú y como yo.
A veces hay cosas específicas en nuestras vidas que son difíciles de cambiar; puedes tener dificultades en las relaciones, para tener hijos, para ganar dinero; pero eso no significa que estés haciendo algo mal. Sólo quiere decir que hay una caja fuerte en tu vida que está todavía cerrada.
Sólo porque una persona encuentra una llave no significa que él o ella sea perfecta. Sólo significa que en un momento determinado en el tiempo llegó al lugar adecuado en el momento adecuado. La llave encaja en la cerradura de la caja fuerte. Y el Oponente, personalmente o globalmente, le deja abrirla y cerrarla de nuevo.
A veces, si hay algunas cosas específicas que están estancadas, todo lo que se requiere es un mayor esfuerzo para encontrar la llave que abrirá la caja fuerte.
¿Y qué ocurre con esta tarjeta de puntuación cósmica? Si no podemos determinar mirando a nuestro alrededor dónde nos encontramos, ¿cómo podemos saber cuál es nuestra puntuación?
El verdadero juez que determina quién eres y dónde te encuentras, como puedes ya haber adivinado, eres TÚ. Hazte preguntas como: ¿cuánto deseo tengo? ¿cuán cerca me siento del Creador? ¿cuán diferente soy hoy con respecto a ayer?
Por supuesto, a veces necesitas ayuda para ver con claridad dónde te encuentras. A veces necesitamos a alguien que nos ayude a ver: un mentor, un profesor, un ser querido.
Sí, están la causa y el efecto. Si hiciste algo egoísta hoy, volverá a ti, pero probablemente no lo haga mañana. Y lo que estás viviendo hoy puede tratarse de algo que no limpiaste hace tres años. Existe una tarjeta de puntuación global de causa y efecto.
Sea cual sea el lugar en el que nos encontremos, sintiéndonos muy bien o sintiéndonos muy mal, o en algún lugar intermedio, debemos siempre estar atentos. En el momento en que recibas buenas noticias, está atento. Si algo va bien, sigue atento. Debes recordar que en cualquier momento, la tarjeta de puntuación puede venir a mostrarnos que fuimos egoístas y que no estamos donde podríamos estar.
Y hay una lección aún más importante: no todo es Cielo o infierno. Sólo porque algo no está sucediendo, no significa que estemos en el infierno. Sólo porque algo está sucediendo, no significa que estemos en el Cielo.
Es el resto del tiempo lo que determina dónde estamos viviendo.
Un estudiante me escribió esta semana para contarme un problema que está afrontando en su vida. Mi primera pregunta fue: ¿Cómo está todo lo demás en tu vida? No todo es esa sola cosa. El problema es que ponemos tanta energía para hacer que algo suceda o ponemos tanta energía en lo que no está sucediendo, que dejamos de poner energía en el resto de nuestras vidas.
CUANDO NOS ENFOCAMOS EXCESIVAMENTE EN ALGO, PUEDE NUNCA SUCEDER.


AFIRMACION


Tengo el poder de una visión y previsión claras en cada parte de mi vida.Las vendas son retiradas. Puedo ver el árbol completamente desarrollado dentro de la semilla recién plantada. Capto la relación causa y efecto que gobierna a toda la realidad.Mis elecciones y acciones en la vida están motivadas por los resultados finales y no por ilusiones momentáneas.Ahora puedo ver más a través de mis ojos; percibir más a través del ojo de mi mente; sentir más a través de mi intuición

Yehuda Berg - Centro Kabaláh

3 comentarios:

  1. Hola.
    Me alegro de haber encontrado tu blog.
    Está lleno de energía y positividad, da gusto encontrar espacios en los que recrearse tanto en la forma como en el contenido.
    Me he incluido en tu grupo de seguidores para compartir este lugar de encuentro.
    Me encantaría que visitases mi blog.
    www.2012ahora.es
    Saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar
  2. hola Adriana, comparto la opinión de Carmelo. La positividad en tu blog es de admirar! Hasta pronto amiga!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...