sábado, 7 de noviembre de 2020

Orégano fresco

 Todo es hoy. Todo está presente. Todo está, todo es aquí. Pero también todo está en  otra parte y en otro tiempo. Fuera de sí y pleno de sí…

Octavio Paz






Sus pequeñas manos
rugosas y blandas,
olían a orégano fresco.

Trenzaban cabellos,
tejían bufandas
y curaban empachos.

Entre otras penurias,
jamás se quejó por
mis mates lavados.

"La Bella Sufriente"
en tiempos lejanos,
donde (hacer click
y agregar al carrito)
hubiera sido impensado.

Los años pasan volando,
siempre lo decía.

Se llamaba Matilde
era mi abuela,
y a veces la extraño.



A. Alba






43 comentarios:

  1. Qué homenaje tan precioso y entrañable para ella. Esas manos... ¡Ay! qué bien las he imaginado con tus letras... cuánto, cuánto dicen...

    Un abrazo muy grande, amiga :)

    ResponderEliminar
  2. Qué poema tan tierno y dulce!!.
    Un bello recuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tanta ternura naquelas mãozinhas tão especiais! Jamais se esquece o sentir do toque, o carinho de uma carícia.
    Mãos sagradas, sempre presentes para nos ajudar! São assim as mãos da nossa avó, que jamais esqueceremos e que ainda hoje sentimos sua falta.
    Tão belas as palavras que deixas aqui para a tua avó Matilde!...Gostei muito!

    Un buen fin de semana
    Abrazos!
    A.S.

    ResponderEliminar
  4. Que lindo homenaje realizas en esta entrada Adriana, a ese ser tan capaz de dar con sus afectos lo más edificante y hermoso y que tú recoges y nos muestras ahora en estos versos cargados de sensibilidad. Gracias por tan dulce hacer creativamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues claro que la extrañaras amiga Adriana, una abuela es una segunda madre y muchas veces casi más que una madre.
    Es un precioso homenaje con ese tierno y bello poema de amor, ¡me encanta!
    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Es cálido y lleno de ternura. Me ha conmovido.
    Besitos de anís.

    ResponderEliminar
  7. Adriana, tu abuela Matilde habita en tu corazón...Como dice Octavio Paz, todo es aquí y todo es en otra parte.Vuelve como el orégano fresco a ocupar tus pensamientos, renovando tus recuerdos y sigue latente aquí y allí...Muy entrañable tu bello homenaje, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.
    Feliz fin de semana con los tuyos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué hermoso homenaje a tu abuela! Sin duda, ella está contigo. Un placer leerte. Te mando mi abrazo y cariño.

    ResponderEliminar
  9. Conmovedores versos, Adriana, para enaltecer a tu abuela y para confirmar pese al paso del tiempo tu inalterable sentimiento de amor y agradecimiento...

    Te felicito por sentir así, amiga. Abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  10. Jo...
    Qué suspiro, uffffffff

    Es un poema de inmensa ternura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Adriana estoy segura que tu abuelita,
    siempre esta a tu lado cuidándote, tus
    versos plenos de ternura y amor, me llegaron
    al corazón mi amiga, gracias por escribir
    tan hermoso.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  12. Tierno homenaje a una gran mujer. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  13. No tuve la suerte de conocer a ninguna de mis abuelas, espero que mis nietas me recuerden con tanta poesía, amor y ternura y con algún olor especial, creo que mi caso sería lavanda...

    Hermoso, Adriana.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Que bellas y ciertas letras dedicas a la abuela. Son las personas más sabias aunque no tuvieran estudios, pero tenían la carrera de la vida y casi siempre menos favorable que la de ahora.
    Como siempre Adriana, un gusto leer tus poemas tan hermosos.
    Un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar
  15. Bello homenaje del que me llega la brisa de ese orégano fresco. Honrar a nuestro mayores es la mejor manera de aprender del pasado para proyectar un futuro de paz y armonía. Muy bien, Adriana.
    Un fuerte abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  16. Bonito homenaje a tu abuela algo que en parte envidio ya que la única que conocí murió siendo un niño por lo que no tengo recuerdos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Precioso y tierno homenaje a tu abuela. Yo tube la suerte de convivir con mis dos abuelas y tambien las recuerdo con mucho cariño y admiración por el buen ejemplo que me dejaron.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cuánto pueden las fragancias, para que no se pierda la memoria de las querencias, como esta de la abuela, que la pone en la añoranza el olor del orégano. Qué bien versas. Un abrazo desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
  19. Cuanto cariño y mimo para la abuela única...
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Matilde te ha llenado de ella y su dulzura

    paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  21. Hola Adriana,
    Todo lo que està en el pasado nos llevó al presente, el futuro es una incognita...
    Precioso el poema dedicado a tu abuela, una generación de mujeres sabias y fuertes que podían con todo, si vieran como nos quejamos a menudo a pesar de las comodidades, no lo entenderian!
    Besitos, amiga.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué bonitos versos! Me han emocionado porque me han traído el recuerdo de mi madre y sus manos, siempre trabajando para mí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Un poema conmovedor, los aromas quizás sean los recuerdos más evocadores de nuestra infancia junto a la figura de una abuela.
    Un abrazo lleno de esperanza en este noviembre.

    ResponderEliminar
  24. Adriana, você é uma das mais
    competentes poetas que conheço.
    Parabéns pelos versos.
    Um beijo e bom dia.

    ResponderEliminar
  25. Hermoso recuerdo de tu abuela! mi abuela paterna, Ana, fue una amorosa compañera de camino. La disfruté 21 años y hoy con mis 55 no dejo de recordar sus deliciosos ñoquis "naranjas" y su manera de llamarme cuando charlábamos: "nena" me decía con cariño. De avanzada mi abu, podía hablar con ella cualquier tema. Siempre estará en mi corazón...Gracias Adri, abriste el baúl de los recuerdos!

    ResponderEliminar
  26. Adriana, vim reler-te e desejar una buena semana para ti.

    Un abrazo!
    A.S.

    ResponderEliminar
  27. Con tus letras llega hasta mí el tacto de las manos queridas por ti. Su aroma de orégano y de ese mate "lavado" que recuerdo de cuando estuve en Argentina y Uruguay. Un beso, Adriana.

    ResponderEliminar
  28. Muy evocador este poema, esos aromas de la infancia son insuperables. Un homenaje bien merecido.
    Por fin solucionado el problema de mi pc, era la tarjeta gráfica.
    Por fin con vosotros.
    Un abrazo Afriana

    ResponderEliminar
  29. Gracias Adriana por acordarte de mi.Estoy bien, pero de momento tengo poco tiempo para ponerme con calma en el ordenador y escribir los poemas que tanto me gustan. En cuanto pueda volvere.
    Es muy hermoso el poema que le dedicas a tu querida abuela.Yo no conoci a mis abuelas,pero ahora si soy abuela de siete nietos que espero me recuerden con tanto cariño como tu recuerdas a la tuya.
    Un abrazo y todo mi cariño

    ResponderEliminar
  30. Recuerdo los empachos donde te tiran el cuerito hace crak y te sientes enseguida bien
    Me Has Encantado

    ResponderEliminar
  31. Una belleza de poema
    para tu abuela y que
    serviría para la mía
    que emanaba una gran paz
    y una gran sabiduría.
    También echo en falta
    a mi abuela Consuelo.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Querida Adriana has traído a mi memoria hermosos recuerdos con mi abuela, lamentablemente solo la disfruté unos poquitos años pero los suficientes como para que quedaran en mi memoria para siempre. Solo la tuve a ella ya que mi otra abuela había partido antes que naciera.

    Precioso post me han encantado tus versos, tan dulces, tan lindos como ese aroma a orégano fresco que perfumaban las manos de Matilde. Bello.

    Abrazos amiga mía y como siempre lo mejor para vos.


    Mi abuela es un hada

    Mi abuela Mariana,
    tiene una cana,
    cana canariera.

    Mi abuela Mariana,
    me cuenta los cuentos
    siempre a su manera.

    Yo la quiero mucho,
    yo la quiero tanto...
    Me ducha, me peina
    y me lleva al campo.

    Me enseña canciones,
    me ayuda a estudiar,
    dice poesías,
    solemos jugar.

    Luego por la noche
    mi abuela me vela,
    un cuento me cuenta
    y cuando me duermo,
    me apaga la vela,
    Mariana mi abuela.

    Mi abuela Mariana,
    de paja el sombrero,
    el traje de pana,
    mi abuela Mariana
    no parece abuela,
    me parece un hada.

    Gloria Fuertes

    ResponderEliminar
  33. Hay abuelas a las que se extrañará siempre. Yo tengo una.
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Precioso poema dedicado a tan linda memoria.

    Abrazos y bendiciones para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  35. Qu Ed bonitos versos, sentir que emocionan. Besos

    ResponderEliminar
  36. Precioso homenaje a tu abuela, que allí donde esté se sentirá orgullosa de ti.
    En mi casa nunca faltan plantas aromáticas, como el orégano, el tomillo, el laurel, etc. porque son muy utilizadas en nuestra comida regional.
    Un fuerte abrazo, Adriana.

    ResponderEliminar
  37. Muy hermoso homenaje el que le haces a tu abuela Adriana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. bendigo el momento hermos de tus letras
    te mando jazmines blancos

    ResponderEliminar
  39. Bela homenagem!
    Os nossos avós, deixam sempre uma saudade muito especial!
    Te deixo un abrazo!

    ResponderEliminar
  40. Es un bello poema, y un emotivo homenaje el que has hecho a tu abuela. Ella seguro que esta contigo en cada paso del camino.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Me encanto Adriana, una abuela es parte de tu historia, con brazos cariñosos, donde todos caben, abrazo feliz para ti!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...